Masaje Relajante I








Hoy en día, un buen masaje relajante es muy necesario.
Estrés, prisas, agobios laborales y emocionales.... Todo ello y mucho más, contribuye a un malestar físico, mental y espiritual.

Podemos combatirlo con ejercicio (preferiblemente al aire libre) y de vez en cuando (1 vez al mes mínimo) un buen masaje relajante.

Es preferible dedicar 1 hora por lo menos al masaje, de este modo podemos trabajar todo el cuerpo sin prisas. Se trata de un masaje muscular profundo, realizado con lentitud, para ayudar directa e indirectamente a la relajación tanto física como mental.

Cada persona es un mundo, por ello hemos de saber adaptarnos al "tempo" y necesidades diferentes... Hay personas que se dejan con facilidad y se relajan rápidamente, las hay que necesitan expresarse, ya sea verbalmente o no.

Es bueno, también, saber qué le gusta o no al cliente, por ejemplo: masaje en los pies, craneal, facial... hay personas que les puede encantar, mientras que hay otras que no soportan que les toquen algunas zonas.

Un buen masaje relajante, contribuye de manera muy eficaz a alejarnos de nuestra cotidianidad para centrarnos en nosotros mismos y, así sentirnos mucho mejor tanto física, mental como espiritualmente.

Imaginad un lugar con ligero olor a incienso, luz tenue, una camilla que invita al sueño, una música suave que envuelve, aceite calentito y, de repente, sentir como te miman, como te cuidan, como sientes que están ahí por y para ti....

Desde aquí os invitamos a que lo probéis...

No hay comentarios:

Publicar un comentario