Tú eres el Masaje


Cuando empezamos a estudiar, seguimos unos pasos concretos, unas directrices, repeticiones... Así aprendemos la técnica.

En el momento en que empezamos a trabajar, utilizamos todas las herramientas que aprendimos en la escuela y, poco a poco, vamos añadiendo nuevas técnicas, pasos, maneras, que vamos aprendiendo de otros profesionales y, por supuesto, de nosotros mismos.

Es ahí cuando creamos Nuestro Propio Masaje.

Aplicamos lo aprendido y mezclamos cosas nuevas que aplicamos según el momento, la necesidad del cliente, etc...

¿Quien no ha mezclado, por ejemplo, quiromasaje con digitopuntura? o ¿masaje tailandés con shiatsu?

Esa es la riqueza del masaje: crear tu propio masaje a partir de todo lo aprendido

No hay comentarios:

Publicar un comentario